La fotovoltaica española portada del New York Times

International New York Times portada 9 enero 2014Ayer, 9 de enero de 2014, la situación de la energía fotovoltaica en España fue protagonista en la portada del periódico International New York Times. Dicho artículo ha sido gestionado por UNEF y trata sobre la injusta situación de indefensión en la que el gobierno está dejando a los legítimos inversores en energía fotovoltaica en España. El reportaje está vertebrado en torno al ejemplo de Justo Cruz, inversor y socio de UNEF.

Este es el enlace a la noticia original: http://www.nytimes.com/2014/01/06/world/europe/spains-solar-pullback-threatens-pocketbooks.html?

Unef también ha colgado la noticia en Facebook para que pueda ser compartida:

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=527270977371578&set=a.191171400981539.38708.186009361497743&type=1&theater

Además, aportamos una traducción al español de la noticia para quien esté interesado.

ÁGUILAS, España. Hace seis años atrás, Justo Cruz Rodríguez, el cual posee un pequeño negocio de instalación y diseño de rótulos, comenzó a buscar una manera de, en lo posible, asegura una modesta pensión para él y su padre. Así que, cuando el gobierno sacó una ley ofreciendo unas más que atractivas tarifas de inversión en la energía solar, el señor Rodríguez hipotecó su casa, la de su padre e incluso su propio negocio para instalar seis paneles solares en su jardín, con la idea de vender el exceso de energía que dichos paneles generarían. “Parecía muy fiable”, dijo. “Teníamos la garantía del gobierno”

Sin embargo, el gobierno español ha cambiado de planes. Planean pagar mucho, mucho menos por dicha energía. Bajo la legislación, que se hará efectiva este año, el gobierno quitará su sistema de pago de kilovatio por hora (KvH) e impondrán recortes de carácter retroactivo. De hecho, pretenden que los productores de energía solar paguen impuestos por la electricidad que producen e utilizan ellos mismos, una medida que está causando un generalizado descontento y al cual han llamado “impuesto al sol”.

España tiene una buena excusa para querer tomar estas medidas, puesto que está sufriendo un creciente déficit debido a que nunca ha cobrado un precio real por la producción de energía solar, además de la añadida crisis económica por la que está actualmente pasando. Y, si no se hace algo pronto, el déficit seguirá creciendo, señalan los expertos. Miles de inversores tendrán que enfrentarse a problemas de insolvencia y, quizás, algo que es bastante más preocupante, los nuevos impuesto harán que las personas que utilizan su propia electricidad busquen la manera de vender y utilizar dicha electricidad sin tener que depender de la red eléctrica nacional. “Cuando un gobierno cambia los términos de un contrato, mal asunto” Señala Toby Couture, un consultor de energía solar para E3 Analyties en Berlín. El señor Couture cree que el gobierno tendrá grandes problemas de credibilidad cuando quiera conseguir colaboraciones tanto públicas como privadas, a la hora de financiar, por ejemplo, autovías u oleoductos. “Hay razones por las que existen los contratos”, dijo. “si no paras de cambiar las reglas, tus amigos se cansan y no querrán jugar más.El gobierno ha perdido credibilidad”

España ha estado al frente de la producción de energía solar durante mucho tiempo, ganando miles de inversores. Sin embargo, los expertos dicen que el gobierno nunca creyó que tendría tanto éxito y ahora no saben cómo enfrentar los pagos. Las autoridades españolas señalan que no tendrán más remedio que reducir los pagos que se habían ofrecido en principio para estimular la inversión de la energía solar.

El nuevo sistema de pago impuesta por el gobierno ha dejado a miles de personas como el señor Cruz de 51 años, en estado de sock. “Voy a perderlo todo” Dice, “Me quedaré en la calle, a mi edad y en la calle”. El gobierno también ha propuesto más recortes en otros sectores de la energía tales cómo la subida de la luz. “Si no hacemos nada sólo habrá dos alternativas: o la bancarrota de miles de inversores, o una subida del precio a los consumidores de más de un 40 por ciento” señala Manuel Soria, ministro de industria, energía y turismo.

Los planes de cambio del gobierno han producido mucha controversia, así cómo la desconfianza de los inversores. Dicen que los término propuestos por el gobierno en 2007 eran tan buenos que nadie debería haber esperado que prosperara. “Básicamente los inversores son especuladores” Señala Eduardo Montes, presidente de la Asociación Española de la Industria Eléctrica. “No era factible que fuera a funcionar”.

De acuerdo con la nueva ley, reemplazando las tasas de KvH, el gobierno quiere ofrecer una nueva fórmula de respaldo que le permitirá recuperar hasta un 7,5 por ciento de la inversión. El problema es que la base para determinar la inversión es poco clara, puesto que pretenden penalizar a aquellos que hay pagado más por el equipo, o quienes producen grandes cantidades de energía. Y son muchos los inversores que han acudido a la justicia. “La ley ha cambiado drásticamente” Dice Piet Hotrop, un abogado holandés afincado en Barcelona que representa a más de 1200 inversores. “La mayoría de la gente quiso invertir en algo con buen retorno. Era una inversión muy pensada”

Fuentes oficiales del gobierno se niegan a prestar declaración alguna. Están siendo fuertemente criticados por cambiar la ley sin consultar con los inversores y por cambiar el plan drásticamente en cuestión de meses. “El gobierno ha hecho que una mala situación se convierta en una aún peor, siguiendo un proceso en el que ha faltado transparencia y ha causado confusión y desconcierto” dijo David Robinson, un economista de Madrid especializado en política energética. Sin embargo, con una sólida mayoría en el parlamento, el gobierno ha tenido algún que otro problema para conseguir la aprobación de sus propuestas, aunque algunos detalles se esclarecerán cuando las nuevas regulaciones sean publicadas. Algunos inversores dicen que responderán a las medidas del gobierno encontrando la manera de ser independientes, Diego Nicolas, un mecánico de Murcia instaló paneles en su garaje el año pasado y dice que está pensando en instalar turbinas de viento y un generador para autoabastecerse. “Seré completamente autosuficiente y así no entraré en su juego” Señaló. Pero esa opción no es factible ara el señor Cruz puesto que su negocio ha sufrido una gran caída con la crisis. Creyendo que los paneles asegurarían su futuro, ahora se encuentra en la ruina. “No puedo ir al banco y decir `ya no os tengo que pagar más nada´”, dice “¿Por qué el gobierno puede hacer lo que quiera? No me parece justo”.